“Gracias al colegio Miralvent pude sacarme una carrera”

Fran Canós, Miralvent Alumni y diseñador industrial, lleva varios meses siendo noticia. No es para menos. Primero se convirtió en vencedor del premio internacional RED-DOT, los Oscars del Diseño Industrial, y ahora se encuentra entre los cincuenta seleccionados para reconstruir Notre Dame. El diario británico Independent le ha incluido ya entre los diez favoritos

Fran Canós, entre los seleccionados para reconstruir Notre Dame

¿Cómo se te ocurrió participar en un concurso para reconstruir Notre Dame?

Buena pregunta. El miércoles 15 de abril se quema la catedral, el jueves Macron lanza el concurso a nivel político y el viernes por la tarde me presento por la pasión de querer aportar algo ante un problema. Me bajo el archivo en 3D y como un flashazo digo “aquí lo que hay que hacer es atacar los contrafuertes” y es cuando genero el trenzado de piedra por encima de la cubierta. 

Figuras entre los diez favoritos del diario británico Independent, entre los cincuenta mejores seleccionados para reconstruirla y eres el único español entre ellos. ¡Vaya responsabilidad! ¿Te ves como vencedor?

Poder diseñarlo sería un sueño, porque estamos hablando del monumento más visitado de toda Europa. Es verdad que es muy difícil porque hay un tema político detrás que es muy fuerte. Luego hay también intereses económicos, de constructoras, pero yo creo que se debería de enfocar en aportar algo nuevo. 

Notre Dame empieza en el siglo XII, en el siglo XIII se acaba y en el XIV, XV y XVI se actualiza. Y ya en el siglo XIX, después de la Revolución Francesa, hay un pequeño incendio en la Catedral y deciden restaurarla y aportar algo nuevo. Había dos bandos, un bando conservador para hacerla tal y como era, y el bando más liberal que querían aportar nuevo y precisamente ganaron estos últimos que hicieron famosa la aguja de Viollet-le-Duc, las gárgolas y los doce apóstoles. Por eso, a fecha de hoy se debería de ir con esa filosofía: reconstruyamos lo que se quemó y aportemos algo nuevo. 

Echemos la mirada atrás, ¿cómo se despierta tu vocación al diseño industrial? 

Académicamente en el colegio era muy malo, pero gracias al colegio Miralvent pude sacarme una carrera. Sin ninguna duda. Si no hubiera pasado por Miralvent, habría hecho como mucho un módulo de formación profesional. 

Y en 2º Bachillerato, después de tanto esfuerzo, un profesor del colegio me dijo “Oye Fran, tienes que estudiar Ingeniería en diseño industrial”, porque yo era tan malo que no iba hacer ni Arquitectura ni Ingeniero Industrial. 

¿Con qué retos y dificultades te has encontrado en estos primeros años de vida profesional?

Yo creo que Miralvent me ha dado tres cosas. Me ha dado una base académica que es indudable, pues solo hay que ver las notas de Bachillerato. Me ha dado unos valores, una ética, que hoy en día se está perdiendo. Y por último el tema espiritual. Porque cuando un Alumni de Miralvent va a hablar con un cliente, tanto el tema académico y los valores que nos enseñan aquí, el cliente los percibe. 

¿Dónde están tus próximos proyectos? 

Antes mi reto era ganar premios internacionales. Gané el RED-DOT Design, luego el Oro de la Comunidad Valenciana. Más tarde hice Notre Dame y ahí toqué techo. Ahora estoy buscando, pero el reto sin duda es hacer mejor mi trabajo. Lo que venga, vendrá, pero intentando seguir manteniendo ese sello de diferenciación y de trabajo bien hecho.