El colegio Las Acacias-Montecastelo premiado en la fase regional del Desafío CanSat de la Agencia Espacial Europea

El llamado “Desafío Cansat” es una iniciativa de la Agencia Espacial Europea que reta a estudiantes de toda Europa de entre 14 y 19 años a construir y lanzar un mini satélite del tamaño de una lata de refresco.

Innovación, ciencia y tecnología en el colegio Las Acacias-Montecastelo

En esta edición, el colegio bilingüe Las AcaciasMontecastelo presentó tres proyectos, totalmente independientes pero coordinados por el profesor de Tecnología, Bernardo Longa, y asesorados por la empresa de tecnología e innovación Marine Instruments. Los tres obtuvieron algún reconocimiento en la prueba, celebrada en el aeródromo de Rozas (Lugo) con más de 70 jóvenes participantes.

AcaciasSat, compuesto por las alumnas de 2º de ESO: Clara Ortiz, Adriana Berrocal, Ana Sánchez y Ana Quinta, obtuvo el accésit al Mejor Logro Técnico. En su primera participación, las alumnas de 2º de ESO comprobaron el funcionamiento de todo el proceso y volvieron muy satisfechas.

El proyecto MonSat logró el Premio Honorífico del Jurado por ser los participantes más noveles. Los alumnos de 1º de ESO recibieron este reconocimiento por su proyecto bien defendido e innovador.

Finalmente, MontecastloSat, el equipo veterano en la prueba, formado por alumnos de 2º de ESO del colegio de Fomento Montecastelo, obtuvo el Premio al Mejor Proyecto CanSat. Como vencedores de la fase gallega, viajarán en mayo a Granada para participar en la final nacional.

Un desafío que reúne robótica, programación y diseño

El desafío que propone Cansat es adaptar todos los subsistemas principales que se encuentran en un satélite, como la energía, los sensores y un sistema de comunicación, en ese volumen y forma reducidos. Todo ello precisa de estas destrezas que forman parte de las innovaciones educativas de Fomento y del colegio Las AcaciasMontecastelo.

En la fase de lanzamiento, el CanSat es izado por un cohete hasta una altitud de aproximadamente un kilómetro, o se deja caer desde una plataforma, un dron o un globo cautivo. Y comienza su misión: durante la caída se realiza un experimento científico y/o una demostración tecnológica. Se produce al ir emitiendo por telemetría un ciclo completo por segundo de datos como temperatura, humedad, posicionamiento GPS, altura o velocidad de caída.

En el caso de los diseños del colegio Las AcaciasMontecastelo de Vigo, también incluye imagen de video en tiempo real dotados de cámara térmica. Finalmente, solo falta lograr un aterrizaje seguro y analizar los datos recopilados.

Criterios evaluados para escoger al ganador del Desafío CanSat

El jurado valora el trabajo de cada equipo con diferentes porcentajes:

– 35%, para el logro técnico, por la complejidad y el comportamiento del satélite.

– 35% al valor científico: si las mediciones se realizan con una finalidad científica clara y bien fundada y según el nivel de comprensión de los principios específicos que subyacen al proyecto.

– Un 20% para las competencias profesionales: el trabajo en equipo, la adaptabilidad y la comunicación

– Por último, 10% para el esfuerzo de divulgación del proyecto a través de las redes sociales, páginas web, blogs, presentaciones, materiales promocionales y cobertura en los medios de comunicación.

Compártelo
EmailFacebookTwitterLinkedInWhatsApp