Solidaridad en el colegio Las Acacias, desde Infantil hasta Bachillerato

Las iniciativas solidarias y el voluntariado son un elemento distintivo de la formación del colegio Las Acacias  de Vigo, en las que también participan las familias. Este año, a causa de los protocolos impuestos por el COVID, se ha sustituido la recogida de alimentos no perecederos o la elección de regalos para los abuelos de la residencia de Santa Marta por aportaciones económicas, pero el cambio de circunstancias no ha reducido las iniciativas, ni la respuesta obtenida.

Infantil y Primaria de Las Acacias recogen alimentos

Entre los alumnos más pequeños –y para que fueran conscientes de la iniciativa- se organizó una recogida de turrones y cartones de leche, para las familias que sostiene AYUVI, y que –con todas las garantías sanitarias- permitió enseñar a los niños de Infantil y primeros cursos de Primaria el valor de practicar la generosidad con los demás.

Entre las familias,  se organizó de nuevo la iniciativa navideña “Adopta un abuelo” por la que todos los mayores de la residencia Santa Marta tuvieron un detalle material (una colonia, un libro, unas zapatillas o una corbata nueva) y recibieron también sus felicitaciones de parte de los más jóvenes, momento emocionante que tuvieron el detalle de compartir y agradecer a través de las redes sociales.

Alumnas de Bachillerato de Las Acacias: un proyecto de concienciación

Las alumnas de 2º de Bachillerato no quisieron quedarse atrás y pusieron en marcha una iniciativa en colaboración con la Fundación CUME para apoyar a quienes más lo necesitan. La idea consistió en recaudar dinero en lugar de alimentos, de tal manera que la manipulación fuese mínima, solo por parte de las alumnas de ese curso, y aplicando las medidas precisas para la prevención del COVID. 

Recorrieron el colegio dando a conocer entre el alumnado de todas las etapas del colegio su objetivo, y lograron recaudar cerca de 2.000 euros, cantidad con la que hicieron una compra importante para las cinco familias que les han encomendado, y que han extendido en el tiempo, mientras no se agoten los fondos. Aunque les queda cierta pena por no haber podido contactar personalmente con los beneficiarios, las alumnas están muy agradecidas a la generosidad de todas las familias del colegio, que han hecho posible extender la solidaridad a tantas personas.

Compártelo
EmailFacebookTwitterLinkedInWhatsApp