Colegios de Fomento, Fomento de Centros de Enseñanza, Colegios Bilingües, Mejores colegios, 19   El trabajo bien hecho
19
EL TRABAJO
BIEN HECHO
EL MEJOR MEDIO EDUCATIVO
El trabajo bien hecho es el principal medio
educativo en los colegios de Fomento. Para el
desarrollo de la personalidad es el campo de
entrenamiento idóneo, donde virtudes y
valores se hacen realidad.

Un colegio de Fomento es también un lugar donde se intenta que las alumnas y los alumnos aprendan a hacer bien su trabajo; en su caso, a estudiar mucho y bien. Se facilita que adquieran desde pequeños los hábitos imprescindibles para el buen desarrollo de cualquier tarea, se les anima y se les explica cómo hacerlo de la manera más adecuada a su edad y, sobre todo, se les procura educar con el ejemplo; especialmente, el de los profesores.

Como indica el Carácter Propio de Fomento, «el trabajo del alumno es el principal medio educativo y la base de su formación». Hacer bien la tarea cotidiana requiere poner en juego las propias capacidades y el continuado esfuerzo que conlleva el ejercicio de virtudes como el orden, la constancia o la laboriosidad. Quien aprende a trabajar bien y entiende la dimensión trascendente de su trabajo, madura como persona y adquiere confianza y seguridad en sí mismo, porque también comprende sus limitaciones y las de los demás. Construye sobre una base firme, crece en libertad y en responsabilidad, ayuda a quienes le rodean, colabora con todos. Así desarrollado, el trabajo es el medio habitual para la mejora personal y para contribuir al bien común.

EDUCAR ES TAMBIÉN FOMENTAR LOS DESEOS DE TRABAJAR BIEN, DE LOGRAR LA PERFECCIÓN DE LAS COSAS BIEN HECHAS Y DE COLABORAR CON TODOS EN LA MEJORA DE LA SOCIEDAD

Al igual que en otros aspectos, Fomento recoge estas ideas de las enseñanzas de san Josemaría que, desde 1928, transmitía la necesidad de santificar el trabajo: «Y como la mayor parte de los cristianos recibe de Dios la misión de santificar el mundo desde dentro, permaneciendo en medio de las estructuras temporales, el Opus Dei se dedica a hacerles descubrir esa misión divina, mostrándoles que la vocación humana –la vocación profesional, familiar y social– no se opone a la vocación sobrenatural: antes al contrario, forma parte integrante de ella»¹.

1 Conversaciones con Monseñor Escrivá de Balaguer, número 60. Rialp, Madrid, 2003.

Colegios de Fomento, Fomento de Centros de Enseñanza, Colegios Bilingües, Mejores colegios, 19   El trabajo bien hecho

Colegios de Fomento, Fomento de Centros de Enseñanza, Colegios Bilingües, Mejores colegios, 19   El trabajo bien hecho

LA OBRA BIEN HECHA

El estilo personalizado es exigente. Pretende llegar al máximo desarrollo alcanzable por cada persona. […] Aspira a la excelencia personal a través de la excelencia de la actividad. Y, como la actividad se manifiesta en las operaciones y en el resultado, se podrá también concluir diciendo que la excelencia personal se apoya y se manifiesta en la excelencia de la obra, es decir, en la Obra Bien Hecha.»

Víctor García Hoz, «La práctica de la educación personalizada», Tratado de Educación Personalizada, vol. 6. Rialp, Madrid, 1988.

Colegios de Fomento, Fomento de Centros de Enseñanza, Colegios Bilingües, Mejores colegios, 19   El trabajo bien hecho

Mi colegio me enseñó la importancia del trabajo bien hecho, su trascendencia y cómo repercutía en mi felicidad, en mi eficacia y en el beneficio de los demás. Aprendí a valorar el trabajo no como una carga, sino como un tesoro canjeable por satisfacción, sentido y felicidad de los tuyos y de muchos.»

María Román Alonso, antigua alumna del Colegio Las Acacias.

Sé que cuando cuido mi trabajo el colegio se acaba beneficiando de una u otra forma: sonriendo, intentando hacer lo que está en mi mano, resolviendo las incidencias cotidianas que puedo… Porque sé que cada alumna, madre, padre, profesora o antigua alumna me necesita alegre y bien dispuesta, haciendo bien mi trabajo, día a día, y así en los últimos treinta y siete años.»

Meli Fernández, recepcionista del Colegio Montealto.