Miravalles-El Redín, un colegio solidario

El compromiso social de Miravalles-El Redín se hace realidad en las numerosas acciones de desarrollo solidario que desempeña toda la comunidad educativa

El colegio forma parte del grupo promotor de la Red de Escuelas Solidarias del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra y todos los años realiza numerosas actividades escolares de Educación para el Desarrollo (EpD), la cooperación y la solidaridad internacional.

Hace un año, en diciembre de 2019, las familias del colegio colaboraron con la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol en sus trabajos frente a la desnutrición infantil en Kenia. Esta comunidad misionera promueve el desarrollo de poblaciones marginales basado en unas relaciones de confianza, trabajo y paz.

En concreto, el proyecto consistió en recaudar el dinero necesario para aliviar la desnutrición infantil ocasionada por la persistente sequía en la región de Turkana. El dinero recaudado, junto con un montón de piruletas, viajó hasta Kenia y sirvió para cubrir los gastos de alimentación y mantener el seguimiento sanitario de 70 niños y niñas. Casi un año después hemos recibido en el colegio un vídeo de agradecimiento de los niños de Turkana.

Reproducir vídeo

En los últimos diez años, los proyectos desarrollados en el colegio han ayudado a los alumnos a interiorizar y conocer las necesidades educativas, sanitarias y sociales de países como Etiopía (2011), Filipinas (2013), Honduras (2015), China (2016), Guatemala (2017), Costa de Marfil (2018) y Kenia (2019).

Este año marcado por la COVID-19 resulta muy especial, y al igual que en los años 2010, 2012 y 2014, los alumnos de Miravalles-El Redín, sus familias y sus profesores se han centrado en las necesidades y dificultades de las personas más cercanas.

Atendiendo a las circunstancias tan excepcionales que nos está tocando vivir, este año colaboraremos en una iniciativa solidaria con la Congregación de las Hermanitas de los Pobres, cuya misión ha sido siempre la hospitalidad con los ancianos necesitados, ofreciendo espacios en los que se promueva, cuide y celebre la vida, facilitando el desarrollo integral del anciano. En concreto, colaborarán con la residencia de las Hermanitas de los Pobres de Pamplona para aliviar la soledad de los ancianos ante la proximidad de la Navidad. Hay mil maneras de ayudar y amar a los ancianos. Algunos tienen necesidad de amistad para salir de su soledad, necesitan amigos que los visiten o les escriban. Por eso, en este tiempo en que las visitas no están permitidas o están muy restringidas, los alumnos del colegio acompañarán a los mayores con sus dibujos, cartas y vídeos. Además, las familias del colegio participaran en la colecta de alimentos y donativos para ayudar en las necesidades de las Hermanitas de los Pobres.

Reproducir vídeo

Con estas y otras actividades los alumnos aprenden, de un modo práctico y proactivo, que el crecimiento y mejora personal que se les propone van unidos a su compromiso con los demás y con la construcción de una sociedad más justa, digna y humana. Aunque este año muchas de las acciones solidarias y de voluntariado que realizan los alumnos y sus familias se han visto interrumpidas temporalmente, el compromiso social sigue intacto en toda la comunidad educativa.

Compártelo
EmailFacebookTwitterLinkedInWhatsApp