Fomento
Whasapp Enlace

5 Claves para educar en las Redes Sociales

charo sádaba navarra torrenova miralvent fepace

Abril 2015

  • Charo Sádaba, Doctora en Comunicación y profesora de la Universidad de Navarra, ofrece a los padres sus claves para educar a los hijos en el entorno de las redes sociales.
  • El Taller se celebró en los colegios de Fomento Torrenova y Miralvent en el marco del 37 Congreso de FEPACE.

Castellón, 18 de abril de 2015. La doctora en Comunicación y profesora de la Universidad de Navarra Charo Sádaba ha ofrecido a las familias, en los talleres temáticos “Educar en…” del 37 Congreso de FEPACE, algunas claves para educar en las redes sociales. Al congreso asisten más de 1.000 padres y madres de las APAS de los Colegios de Fomento de toda España.

La intervención de Charo Sádaba, experta independiente del programa Safer Internet de la Comisión Europea, tuvo lugar en los colegios Torrenova y Miralvent y se puede resumir en 5 claves para educar a los hijos en las redes sociales:

  1. Confianza y actitud positiva: Hay que ganarse su confianza también en este ámbito. Esto exige una actitud abierta y positiva y un afán de aprender y de saber qué está pasando. Aprovecha para ello que tienes a los expertos en casa.

 

  1. Pon reglas y revísalas a menudo: la tecnología cambia muy rápidamente y también lo hacen los usos y costumbres asociados a ella. Las reglas son necesarias y útiles, pero hay que se asegurar que responden a lo que está pasando.

 

  1. Haz real lo virtual y virtual lo real: traslada las prácticas educativas del mundo offline al virtual y viceversa. El orden también se expresa en el escritorio de mi ordenador. Y de vez en cuando, las cosas de las que se habla en las redes merecen ser tratadas cara a cara para verlas con relieve.

 

  1. Saber desconectar: Ayúdales a ser conscientes del papel que la tecnología juega en sus vidas. Esto exige a veces desconectar para conectar con lo más cercano.

 

  1. No te asustes (hasta que tengas que hacerlo): uno de los motivos por los que los más pequeños no acuden a sus padres cuando tienen un problema en internet es que temen quedarse sin el móvil, o sin acceso a la red. Hay que ser capaz de identificar la fuente el problema cuando aparece, y en la mayor parte de los casos es humano.