Fomento
Whasapp Enlace

Beatriz Español, Alumni de Sansueña, Abogada del Estado con 25 años

abogada sansueña aragón beatriz ezequiel profesoras

Enero 2014

Texto de la entrevista publicada por el Heraldo de Aragón

Beatriz Español Ezequiel, Abogada del Estado: «Estudié en el colegio Sansueña y he tenido la suerte de que muchos de los valores que hay que tener en una oposición los he sacado de allí. Tuve profesoras fantásticas que me enseñaron el valor del esfuerzo, del sacrificio, de la constancia».

Abogada del Estado con 25 años. Supongo que el camino no habrá sido fácil.
No, la verdad es que no. Tengo la suerte de que ha durado poco, pero no ha sido nada fácil, ha sido muy duro e implica mucho sacrificio, que es lo que tienen estas oposiciones. En general, el opositor tiene que sacrificar muchas cosas.Pero he tenido mucha suerte por el apoyo tanto de mi familia como de mis amigos y de mis preparadoras, Lorena y Marimar.

Estos días tendrá doble motivo de celebración, Navidad y un puesto para toda la vida. Empieza bien 2014.
Probablemente sea el mejor año de mi vida. Son fechas muy bonitas para estar en familia y poder celebrar esto es un regalo.

¿Por qué eligió la Abogacía y del Estado?
Estudié Derecho y a partir de 4º empecé a estudiar Administrativo. Es una asignatura que me encantó, me motivó muchísimo y tuve profesores muy buenos. Además, tengo amigos abogados del Estado que  me introdujeron en esto.

Próximo destino: Las Palmas. ¿Era el elegido?
No, fue lo que me tocó. Pero la verdad es que es otro regalo. No puedo estar más encantada con Las Palmas. Es un sitio que me encanta, hemos ido muchas veces, tenemos amigos allí y qué mejor que estar los dos primeros años. Además, hay mucha gente que ha ido y se ha quedado más tiempo. El clima, la gente... es una maravilla.

Lo suyo es propio de un ‘talent show’. ¿Se considera una niña prodigio?
(Risas) Para nada, para nada. Estoy muy contenta y muy feliz. Es verdad que el camino ha sido muy largo, pero el esfuerzo se ha visto recompensado. 

Supongo que en el colegio también era de buenas notas.
Sí. Tuve una buena trayectoria. Estudié en Sansueña y he tenido la suerte de que muchos de los valores que hay que tener en una oposición los he sacado de allí. Tuve profesoras fantásticas que me enseñaron el valor del esfuerzo, del sacrificio, de la constancia.

Son muchas las personas que estudian una oposición toda la vida y usted, con 25 años, ha logrado aprobarla. ¿Cuál es la receta?
Empecé con las ideas muy claras, con los pies en la tierra, diciendo ‘me meto aquí sabiendo que el camino va a ser largo’. Los cinco o seis años no te los quita nadie. ¿La receta? Básicamente, muchísimo esfuerzo, constancia y sacrificio, porque se sacrifican muchísimas cosas. Y, sobre todo, las ganas de llegar a esa meta, además de tener mucha gente cerca que te apoye.Si no, sería imposible.

Al margen de normativas, leyes, ¿de qué otras aficiones disfruta?
En estos dos años, aficiones muy pocas. Hay que renunciar a muchísimas cosas. Me gusta jugar a golf y lo he tenido que dejar, pero voy a volver.También me gusta mucho la música, por eso lo primero que
voy a hacer es apuntarme a clases de guitarra. Ahora es momento de la lista de cosas pendientes. Quiero viajar, soy muy de mis amigas... Ahora estoy disfrutando de lo que no he podido hacer estos dos años.

Es usted una excepción entre la juventud, ¿qué diría a todos los jóvenes que acaban su carrera y no encuentran un trabajo y tienen que irse fuera?
Por mucho que te vayas o te quedes, siempre hay que ponerle a todo lo que hagas muchas ganas, sea lo que sea. Hay que soñar muy fuerte, es lo que me decían, sueña fuerte que se consigue. Y hay que  intentar pasar por alto todas las dificultades y decir ‘aquí estoy yo, a tope, y a conseguirlo, es mi sueño’.

Como abogada, ¿qué opina de los casos de corrupción?
Es una pena que se haya llegado a esta situación, que esto haga desconfiar de la política... Es una de las cosas contra las que hay que luchar. Es uno de los problemas más importantes. Desde mi puesto de
trabajo, se intentará como sea erradicarlo, pero es una cosa de todos.