TABLADILLA
Whasapp Enlace

Entrevista a Antonio Villegas tras viajar a Pekín becado por el Gobierno chino

china pekín confucio antonio villegas moya - chino.jpg

Noviembre 2014

Antonio Villegas Moya, de 4º de E.S.O. M, que ha recibido una beca con la que ha viajado a Pekín este verano

¿Por qué decidiste aprender chino? ¿Cuántas horas dedicas al estudio de este idioma?
Fue una propuesta de mi padre, quien tras hablarme de la importancia de China en todos los aspectos, me envenenó en que dedicara parte del tiempo de vacaciones de verano en iniciar los estudios y ver si me gustaba. De eso va para tres años y estoy muy contento de haberlo hecho. Dedico unas cinco horas semanales. Voy a clase con profesora china en el Centro Asiático de Estudios Orientales, los martes y los jueves, unas dos hora y media y otras tantas de estudio en casa.

Cuéntanos a dónde has viajado este verano
Gracias a mi tutor Don Manuel Escudero, quien me informó que el Gobierno Chino, a través de la Universidad Hanban de Pekín, convocaba un concurso de méritos para 19 becas, para España de un Curso de Estudio durante el mes de agosto y que según él yo reunía los requisitos exigidos para presentarme y así lo hice.

¿En qué consistió el proceso de selección?
Entre otros aspectos, el tener entre los quince y los veintidós años. En enviar una certificación del Colegio con mis calificaciones de los últimos tres años e igualmente con mis calificaciones de los cursos HSK1 y HSK2 del Instituto Confucio de la Universidad de Granada, que es donde yo me examino. También debía escribir una carta de motivación con un mínimo de 250 caracteres escritos tanto en inglés como en chino. Tuve la suerte de que me seleccionaran.

¿Dónde te alojabas y quien te acompañaba?
En el Curso de Estudio éramos unos 120 alumnos de unas quince nacionalidades de los cinco continentes, de los cuales dieciocho éramos españoles y yo el único representante de Andalucía. Nos alojábamos en el "Beijing Chinese Language and Culture College" que viene a ser como un potente hotel de cuatro estrellas con las habitaciones y servicios acordes. Nos acompañaba siempre un Monitor del Instituto Confucio de Madrid que también había sido seleccionado en concurso de meritos.

¿Cómo era tu día a día durante tu estancia en Pekín?
El programa se iniciaba a las 07´30 y tras el desayuno típico arroz, empanadillas, sopas con tofu, frutas, panecillos dulces y picantes, teníamos tres horas y media de clase chino. A las doce almuerzo p.ej. pinchos de carne picante, tallarines, arroz y después dedicábamos el tiempo a actividades culturales chinas tales como caligrafía, elaboración de mascaras, artes marciales, bádminton y ping-pong. Sobre las cinco cenábamos menús similares y posteriormente nos organizaban juegos, teatros, películas sobre temas culturales chinos y terminaba la jornada a las ocho.

¿Cuáles son los lugares emblemáticos que visitaste?
El programa de viajes había sido muy bien planificado y pudimos visitar la Gran Muralla China, la Ciudad Prohibida, Plaza de Tiananmen. Mausoleo de Mao, Teatro Rojo, el Templo del Cielo, el Nido y la Villa Olímpica. Destacaría las visitas a los Mercados de la Perla y Wangfujin donde las compras son imprescindibles, divertidas y donde se encuentran miles de atractivas ofertas y donde el regateo es esencial.

¿Qué puedes destacar de la gastronomía china?
En primer lugar que allí nos se ven por ningún lugar el arroz tres delicias ni los rollitos de primavera, sino que lo que domina es una gran cantidad olores, colores y sabores distintos y donde uno va caminando junto a innumerables casas de comidas, restaurantes y puestos de comida ambulante. En mi opinión muy baratos. También nos invitaron a diversos restaurante p.ej. en el Hotel Ramada y en el famoso Restaurante Pato Laqueado, donde pudimos degustar esta especialidad gastronómica.

¿Qué te ha llamado la atención de la cultura china?
La inmensidad de todo y la antigüedad de su cultura de más de cinco mil años, p.ej. La Ciudad Prohibida contiene más de 800 palacios. También el comprobar que la barrera cultural que supone el idioma se puede romper gracias al inglés y al interés de las autoridades chinas en abrir su cultura y su comercio a la globalización.

¿Qué has aprendido en este viaje?
Bueno ha sido una experiencia única y mi primer gran viaje de más de 20.000 kilómetros, solo fuera de casa. Me ha ayudado en avanzar en mis estudios de chino y ver como los países se interesan por ampliar los estudios de este idioma. El penúltimo día tuvimos lo que denominan Examen de Graduación una amable forma de dar solemnidad a la despedida y entregarnos un diploma de recuerdo.

¿Por qué recomendarías que los jóvenes estudien chino?
Porque los idiomas europeos más importantes, ingles, francés, alemán, español ya disfrutan de la conveniente atención académica, acorde con su gran importancia mundial y de alguna manera el potencial que supone China en todos los aspectos culturales, sociales, económicos, nos va a ir afectando cada día más en un futuro muy próximo y hay que estar abiertos a los nuevos temas digitales , a la innovación , a los nuevos campos y China es ya una gran potencia en todos ellos.