TABLADILLA
Whasapp Enlace

Los Antiguos Alumnos de la Promoción 12 celebran su XXV Aniversario

ramón carlos pérez ignacio alfredo javier - Portada XXV Aniversario Promo 12.jpg

Junio 2015

Los 25 de la 12

El pasado 7 de marzo tuvo lugar en las instalaciones del colegio Tabladilla, el acto con el que los antiguos alumnos de su 12 Promoción rememoramos la graduación y final de la etapa escolar. No la de todos, porque algunos tardamos algo más en terminarla y otros tan solo estuvieron de pasada. Pero como solían decir las madres cuando algo no cuadraba del todo: “comosilofuese”.

El acto tenía programado empezar con el típico partidillo entre “K” y “L”, pero entre el precio en que se han puesto las unidades de desfibrilación móvil, que no encontramos mascarillas de oxígeno para todos, y que los de “L” ya estamos algo hartos de las abusivas estadísticas a favor de “K”, decidimos pasar a la acción directamente. Así que todo empezó con la Santa Misa oficiada por D. Antonio Sayago. Toda una institución para el colegio, un referente en nuestra infancia y al que la promoción recuerda con enorme cariño por su dedicación y talante en la dirección espiritual, y por demostrar que la empatía es la mejor forma de conectar con un esos proyectos de adulto, de los que de vez en cuando nos olvidamos que sus problemas suelen ser proporcionales a su tamaño. Hubo además muchos comentarios y recuerdos para otro director espiritual que ya noestá con nosotros. Fue toda una referencia de vitalidad y buen humor, y dejo una gran impronta por esa simpatía y naturalidad con la que nos acercaba a Dios: D. Joaquín. Desde aquí un gran abrazo.

Una vez acabada la misa, hubo tiempo para un primer reencuentro de compañeros en los aledaños de la mutada, desplazada e irreconocible secretaría actual. Abrazos, recuerdos, guiños y muchos: “¿este gordo y calvo? Me suena la cara pero no le pongo nombre…” Tengamos en cuenta que esta frase no es sólo consecuencia de la inminente metamorfosis del paso de los años, sino también de la incipiente dismnesiaque provoca la senectud (gracias D. Valeriano por el diccionario de sinónimos).

Una vez acabada la ronda de reconocimiento, nos dirigimosal salón de actos, donde Carlos Pérez Carranza (mil veces gracias por ser nuestro “enlace sindical” y tu desinteresado hacer para que todo saliera bien) presentó al actual director del colegio D. Alfonso Giménez, quien hizo una breve y agradecida introducción (agradecida tanto por su intención como por su brevedad) y resaltó el grado de compromiso de la promoción al ser la generación que mayor convocatoria había alcanzado hasta la fecha (terminamos cerca de 70 antiguos alumnos. Plas, plas, plas… palmaditas en los hombros de autosatisfacción).

Inmediatamente comenzaron los “discursitos”de los representantes de cada una de las clases. Ignacio Martín por parte de K y Alfredo Hernández-Díaz en representación de la clase de L (¿algún día, alguien nos explicarápor qué nunca fue “A” y “B”?), subieron en este orden al atril para dar pie a sus respectivas oratorias. Mientras que Ignacio tiraba más del sentido del humor y sus tablas comunicacionales salieron a relucir con un discurso podríamos tildar simplemente de brillante, Alfredo se decantó por un texto algo más académico y tradicional aunque lleno de guiños de complicidad y cercanía. También hubo su momento para nuestros compañeros fallecidos (Julio Muñoz, Javier Fernández Montes, Javier Ramírez y Carlos Pérez) de los que todos nos acordamos y que seguro que estén donde estén, ese día no pararon de pitarles los oídos, por lo continuo de las anécdotas y menciones.

Agradecimos la presencia de antiguos profesores como D. Manuel Salinas (que además estuvo en la mesa de presidencia del acto), D. Rafael Sánchez (uno más como siempre) y D. Gaspar Duro (profesor y padre), que más tarde se unirían para tomar un primer aperitivo en el comedor del colegio. Muchos aprovecharon el momento para visitar a los castigados del sábado (algunos, entre la nostalgia y la costumbre estuvieron a punto de quedarse), mientras que otros tantos fuimos a dar una vuelta tratando de recordar donde estaba cada cosa que ya no está (con la de veces que nos caímos al riachuelo… todo un emblema pasado por el hormigón de la salubridad).

Finalmente, los Ramones (no es que hayamos resucitado a la banda neoyorkina, me refiero a los que organizamos el encuentro Ramón Álvarez por parte de “K” y Ramón Morón de la clase de “L”) teníamoscontratado un almuerzo en el restaurante La Raza a base de las típicas viandas irreconocibles sobre masa de hojaldre descongelada y con al menos dos renglones de nombre, regadas por litros de cerveza y muchas, muchas ganas de charla, selfies y “buenrrollismo descontrolado”. La reunión se alargó hasta altas horas de la noche para los tenían el permiso de sus respectivas y algo menos para el resto. Aunque para todos acabó como tienen que acabar estas cosas, con las siempre bienvistaspalabras de despedida: “Quillo, a ver sino pasan otros 25 y… ¿tú entonces quién eras?”.

Ya estamos preparando la de 50 Aniversario, así que atiborrarse de Cafinitrina que hay que  aguantar en forma otros 25 años.

Ramón Morón

Co-organizador y antiguo alumno de la 12 Promoción

IMG-20150609-WA0000 IMG-20150609-WA0001 IMG-20150609-WA0002 IMG-20150609-WA0003 IMG-20150609-WA0004 IMG-20150609-WA0006 IMG-20150609-WA0007 IMG-20150609-WA0008 IMG-20150609-WA0009 TABLADILLAcolegio024 XXV Aniversario Promo 12