TORREVELO - PEÑALABRA

“Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”

Noviembre 2018

Ojalá este ‘¡Basta!’ fuera el último.

La violencia es el arma de los débiles y nunca es camino. No es camino para vencer ni es camino para convencer.

La violencia de género es la más degenerada de las violencias. Y a grandes males, grandes remedios: por eso en muchos lugares del mundo se están celebrando actos como este (ahora nos unimos explícitamente a cada uno de ellos, aunque por muchos que sean, son pocos); nos unimos a ellos, digo, conscientes todos de que muchos pocos hacen mucho. 

La ignorancia es el peor enemigo de las personas, es cierto. Y sólo si reconocemos el valor de cada persona habremos acabado con la peor de las ignorancias. Por eso, ‘nos unimos al respeto’, porque desgraciadamente a veces es pisoteado y maltratado.

Hoy pintamos el mundo de naranja. Y en esta pancarta las manos de mujer se protegen. Es una pena. Las manos de una mujer son manos que quieren, son manos que aman, repletas de cariño, llenas de corazón, son manos de madres, son manos de hijas, son manos de hermanas que buscan otras manos, como la tuya y como la mía, para que juntas y bien fuertes clamen también desde lo profundo: ¡basta!, no, no, no y mil veces no a la violencia contra la mujer, no a la violencia de género hoy y mañana y allí donde palpite un corazón.

Las nubes de la violencia no podrán derrotar este deseo que ahora nos une a todos y que luce como el sol: nítido y claro. Ojalá este ¡basta! fuera el último.

Para finalizar, quiero compartir con vosotros unos versos de Pablo Milanés:

La vida no vale nada

Si escucho un grito mortal

Y no es capaz de tocar

Mi corazón que se apaga

 

 

Mogro, 23 de noviembre de 2018