TORREVELO - PEÑALABRA

Superación, perseverancia y esfuerzo.

Febrero 2019

Esta mañana más de 1.500 jóvenes de 15 y 16 años escuchaban de la boca del cantante de Maldita Nerea o El Langui cosas como esta:

El Langui decidió cambiar cuando se dio cuenta de que sus letras reivindicativas no eran coherentes con su vida: reclama en sus letras justicia social y mientras en su casa tenía a su servicio dos esclavos: papá y mamá. Decidió hacerse la cama, recoger la habitación, limpiar la cocina. Su máxima aspiración era que sus padres al volver de trabajar (por él) llegasen a casa y descansasen. A su padre le preparaba cojines en su sofá… Desde ese momento, las canciones ganaron en fuerza… 

Mario el presentador-dinamizador, clamaba: todos necesitamos ser reconocidos, aceptados y amados. La adolescencia es el momento de pasar de tal necesidad, natural por otra parte, a la capacidad de reconocer lo bueno de los demás, a aceptar al otro y de crecer constantemente en esa línea ¿toda una hoja de ruta en la vida, no?

Jorge Ruiz, el cantante de Maldita Nerea, habló mucho del talento: ¿Te has  preguntado cuál es tu límite en tal asunto o en tal otro…? ¿Por qué hablamos de límites y no de horizontes? El límite es un tanto cerrado, sin embargo desde un horizonte se divisa otro y luego otro siempre descubriendo nuevos panoramas y perspectivas. La vida sin horizontes es triste...
Un mañana maravillosa, digna de ser revivida con frecuencia por lo que allí estuvimos.