VILAVELLA
Whasapp Enlace

Entrevista a la alumni Teresa Benavente

york vilavella teresa benavente xxii live

Enero 2017

Teresa Benavente, de la promoción XXII de nuestro colegio, vive en Nueva York y trabaja como productora teatral en New York Live Arts. Estudió Comunicació Audiovisual en Valencia y posteriormente un Master de Teatro en New Jersey.

 

-¿Por qué decidiste ir a Nueva York?

Quería estar en un ambiente donde el teatro fuera una alternativa real para los adolescentes. Quería estar en una sociedad donde se potencia la pasión y el don del individuo como salida profesional, desde la infancia.

-¿Siempre has tenido claro a lo que te querías dedicar?

Siempre he tenido muy claro el poder del teatro cuando se utiliza como herramienta educativa. Esto lo he experimentado en mi propia vida y en la de otros y es a lo que me voy a dedicar en un futuro. En mi posición actual, estoy al servicio de mi equipo, artistas y clientes. Y aunque no esté relacionado directamente con adolescentes, me ayuda a conseguir unos conocimientos básicos para la administración teatral.

-¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Saber que mi equipo confía en mí y la capacidad de aportar belleza al mundo, y por ende paz, gracias a los espectáculos que construyo con el equipo.

-¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Potenciar la confianza de jóvenes españoles a través del teatro.

-¿Qué diferencias observas entre la sociedad estadounidense y la española?

En Estados Unidos, hay un buen marketing a la hora de vender. Y con ello me refiero a cualquier cosa en el plano de lo profesional pero también de lo personal. Por otra parte, es una sociedad que potencia las ideas y la investigación. Además, tienen una gran obsesión por ganar dinero. Esto se entiende si tenemos en cuenta el sistema de créditos universitarios, entre muchas otras cosas. Así, el trabajo suele priorizarse a la calidad de vida.Sin embargo, en España hay un mal marketing. Decimos con la boca pequeña aquellas cosas que se nos dan bien y nos cuesta aceptar ideas rompedoras. Pero le damos más importancia  a  la familia, amigos y una vida feliz, tranquila, basada en una dieta mucho más sana. En este sentido, es un estilo envidiable que los propios estadounidenses admiran.

RECORDANDO LOS AÑOS EN VILAVELLA...

-¿Qué tres palabras te vienen a la cabeza cuando piensas en  Vilavella?

Amigas, nostalgia, virtudes.

-¿Qué destacarías de tu paso por el colegio?

La obra de teatro que montamos en 1º de Bachillerato. Lo mejor es que la clase entera se volcó y también el colegio. Producimos una obra de gran nivel y en el proceso disfrutamos y aprendimos una barbaridad.

-En tu faceta profesional ,  ¿en qué crees que te preparó mejor el colegio?

Integridad para tratar con el mismo grado de compromiso y cariño a familia, amigos, clientes y trabajo. Hoy veo claro que los temarios, los exámenes, los deberes... Todo eso se queda corto. Lo más grande que Vilavella me brindó fue el compromiso ante todo. Y esto, obviamente, se extiende al trabajo. Es muy gratificante poder vivir esto en una ciudad como NY: Aquí es muy frecuente que cada uno ande metido en mil cosas y trabajos. Así cada uno acaba muy enfocado en lo individual. En ese contexto, el menor detalle de cariño gratuito les sorprende bastante a mis compañeros y crea lazos muy bonitos en la empresa.

-Humanamente,  ¿has notado la huella de los valores del colegio en tu trayectoria profesional y personal?

Siempre. Y estoy muy agradecida a tantas personas que me ayudaron durante mis años en el cole.